A modo de responso por la muerte de un AMIGO

asd

antoniochimenodepdasd

Este post aparece publicado en el foro Erreala Primeran. es un escrito muy emocionante en el que el forero  Pepe Koete recuerda a su amigo Antonio Chimeno, de la Peña Nazarena, fallecido hace dos dias:

Es difícil hacer el resumen de una vida tan intensa en unas breves líneas, más cuando la persona sobre la que tratamos era algo introvertida y, aún más, cuando el creador de tales líneas no es muy dado en inmiscuirse en la intimidad de sus allegados. Como nunca me ha gustado que me acribillen a preguntas sobre mi vida personal, tomé la costumbre, hace mucho, de no hacerlo con los demás. Prefiero dar libertad a mis amistades para que me cuenten sus bonanzas y cuitas cuando se les apetezca.

A Antonio se le apeteció hacerme un esbozo de su vida durante un viaje en uno de tantos autobuses que nos conducían allá donde jugara nuestro equipo. Con lo que me contó y con lo que observé durante nuestras convivencias os ofrezco estas leves y esclarecedoras reseñas:

Antonio Chimeno Beneitez, hijo de emigrantes zamoranos, nació en Donosti en el año 1964. Nunca se cansó de repetir que se crió en la Calle de Matía, sita en la capital donostiarra. Este detalle era todo un motivo de orgullo para él.

Muy pronto sus padres se trasladaron a Hernani, donde completó su niñez y vivió su adolescencia.

Tiempos muy convulsos campeaban, a finales de los 70 y principios de los 80, en esa localidad gipuzkoana. Antonio los sufrió como uno más.

El peor de los males durante esa época fue la sombra alargada y pavorosa de la heroína, horror que doblegaba a todas las capas sociales y droga que no hace héroes a los que la consumen, sino esclavos. Antonio fue uno de ellos llegando, incluso, a robar y traficar para rendirle culto al estupefaciente de los “héroes”.

A causa de la heroína y de las terribles luchas intestinas del pueblo euskaldun, Antonio dejó en su camino a muchos amigos, tanto es así que me contaba que de su cuadrilla, de unos 20 colegas, sólo quedaba vivo y cuerdo él, esto, desgraciadamente, hasta hace dos días.

Padeció, como muchos de sus compañeros, la ignominia de la cárcel. Sus tatuajes en los brazos así lo delataban.

Mas Antonio, un luchador nato, supo liberarse de la prisión de la droga mortal y de sus consecuencias demoledoras.

Conoció y se enamoró de una mujer, se casó, y se le murió demasiado pronto en un accidente de circulación.

Volvió a salir a flote casándose en segundas nupcias con Estrella, una guapa chica de Dos Hermanas, Sevilla, que residía en Gipuzkoa. Ella también había enviudado recientemente y le regaló a Antonio su juventud y la hermosura de dos niños encantadores.

Muchas fueron las poblaciones que los acogieron, tanto españolas como italianas. Se buscaban la vida como podían y trabajaban en lo que saliese, principalmente, él, de camarero, humilde y honrosa labor como cualquier otra.

Tras varias mudanzas dedicadas a la mera supervivencia recalaron, por fin, en Dos Hermanas, la tierra que vio nacer a Estrella. Él, supongo que con el transcurso del tiempo, se sintió desplazado y, para recuperar el sabor de su tierra, fundó por su cuenta y riesgo la Peña Nazarena de la Real Sociedad en Sevilla (nazareno es el gentilicio de Dos Hermanas). Sin conocer a nadie más dio de alta a tal asociación deportiva en el registro de la Junta de Andalucía, nombrando a su familia como directivos del grupo pues, como digo, no conocía a ningún txuriurdin más en tierras nazarenas ni hispalenses.

Algún anuncio en el periódico atrajo a algún errealzale. El boca a boca hizo el resto de, lo que es ahora, un grupo de treintitantas personas.

Fui uno de los tremenos afortunados al conocer la noticia (de puro rebote), pues como yo había, y hay, muchos aficionados a la Real por todo el mundo que viven el equipo en absoluta soledad.

Antonio, para su desgracia, tenía hepatitis, de ahí su cansancio habitual, su malhumor (que me encandilaba) y su exigua pensión de la Seguridad Social. A pesar de todo, miles y miles de kilómetros nos acompañaron a él, a mí y a más integrantes de la peña por esos estadios, primero de 1ª y, después de segunda división.

Pocas personas tan sensatas y ecuánimes he conocido en mi vida como él. Bajo sus, casi siempre rezongantes palabras, se escondía un corazón inmenso que pregonaba verdaderas libertad y justicia.

Con exquisita diplomacia (soslayando conscientemente su iracundia habitual) solventaba con maestría cualquier disputa en el interior de su/nuestra peña.

Mientras, en casa, no paraban de venir problemas: Su mujer y él enfermaban a menudo, su hijo díscolo tuvieron que ingresarlo en el reformatorio, su hija tuvo un bebé de padre gitano que, afortunadamente, se desentendió de la niña al no querer esposarse con la madre (entre los gitanos el tema de los bebés ilegítimos es muy delicado), accidentes varios de circulación de toda la familia. Era rarísimo que, cuando me comunicaba con él, no me contase algún problema fastidioso en el seno familiar.

Pero Antonio, como siempre, supo salir adelante: Su hijo se está convirtiendo, poco a poco, en una persona tan sensata como el padre. Su hija cría a una niña preciosa entre algodones y su mujer, y presidenta de la Peña Nazarena, superó varias enfermedades.

Así, a grandes rasgos, era Antonio, un superviviente más de esta cruel y egoísta sociedad. Y Antonio continúa sobreviviendo, aunque dentro de unas horas se convierta en ceniza, pues una de sus creaciones más hermosas, la Peña Nazarena, la forma un grupo de buenas personas unido, con las ideas claras, que seguirá luchando, como hizo en gran medida él mismo, por la dignidad de un club tan especial y grande como la Real Sociedad de Fútbol, su club, nuestro club.

Antonio Chimeno Beneitez, un hombre luchador y honrado, mi amigo, mi hermano, mi abuelo. No sabes (ni yo sé, aún) lo que voy a echar de menos tus justas riñas y tu mera presencia.

 

Estuviste, estás y estarás siempre a mi lado, aitona. Te quiero. Hasta siempre.

Escrito por: Pepe Koete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: