100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

 

Elias Querejeta


real-sociedad1

querejetae

Elías Querejeta Gárate (Hernani (Guipúzcoa), 27 de octubre de 1934, 74 años). Productor de cine español. Ha trabajado también como guionista y documentalista. En su juventud fue futbolista de la Real Sociedad y jugó en la Primera división española. Es padre de la actriz y directora de cine Gracia Querejeta.

Trayectoria

En su juventud fue un futbolista de élite, aunque compaginó esta actividad con estudios de química y derecho. Jugó como delantero en la Real Sociedad de Fútbol durante 6 temporadas entre 1952 y 1958. Debutó muy joven; el 5 de abril de 1953 con solo 18 años de edad jugó su primer partido en la Primera división española. Su carrera como futbolista fue bastante irregular ya que en 6 años disputó sólo 41 partidos con la Real y marcó 6 goles; 39 de los partidos y 5 de los goles fueron en la Primera división española. De su carrera futbolística es recordado principalmente un gran gol que marcó el 9 de octubre de 1955 en el Estadio de Atocha al Real Madrid de Di Stéfano. Ese gol valió la victoria a la Real. En 1958 decidió dejar el mundo del fútbol prematuramente, con solo 23 años de edad y se marchó de su Guipúzcoa natal a Madrid para dedicarse profesionalmente al cine, su gran pasión.


 Debut Real    05/04/1953 (SPORTING GIJÓN

 Temporada inicial Real    1952-1953

 Temporada final Real    1957-1958

 Posición habitual   DELANTERO

 Goles marcados Real    6

 Partidos jugados Real    41


Elías Querejeta. El afán del delantero ante el penalti (http://www.kane3.es/)

—Según cuentan las crónicas le marcaste un gol histórico al Madrid de Di Stefano, ¿no es cierto?

—Sí, sí. Me regateé a medio Madrid y lo metí desde una esquina. Me regateé al portero también y el balón fue lento, lento, porque estaba el campo embarrado. Pegó en el poste y traspasó la línea pero no llegó ni a la red…

—¿En qué temporada fue eso?

—Fue en la temporada 1955-56… Yo tenía 20 años. Es que, siendo juvenil ya jugué en Primera División. Un amigo mío, que ha muerto ya, Alberto Marchinbarrena, que era economista, al acabar aquel partido me dijo: “Elías, no hagas nada más en tu vida” [Risas] “No hagas nunca nada mejor que esto”. Recuerdo que a mi hermano pequeño, que estaba viendo el partido en el campo, le sacaron a hombros los amigos…

—Empezaste muy joven a jugar al fútbol…

—No pude debutar con 17 años porque estaba prohibido entonces. Para jugar en Primera había que tener 18 años, y yo debuté con 18…

—¿Estudiabas ya en la Facultad de Químicas…?

—Sí. Estudiaba y jugaba a la vez. De Químicas me echaron por decirle al catedrático que mentía. Dijo que estaba copiando y yo le dije que no, que no estaba copiando, así que él dijo: “Sí está copiando, está mintiendo…” Y yo le respondí: “El único que miente en este aula es usted”. Y me dijo: “Queda usted expedientado, no se podrá examinar más en esta facultad ni en ninguna de España”. Así que fui expulsado, entonces ya jugaba al fútbol.

—Jugaste cuatro o cinco temporadas en Primera…

—Jugué seis. A los 24 lo dejé…

—Y llegaste a jugar contra el Madrid de los Di Stefano, Puskas, Gento y compañía…

—Di Stefano el día aquel del gol me felicitó. Me dijo: “¡Vaya gol, pibe!”. Me acuerdo perfectamente. Y Zárraga, que era quien me marcaba, cuando le hice un regate, así, raro, me dijo: “Querejeta te voy a mandar a la enfermería”. [Risas] Jugando contra el Barça de Kubala en Atocha, con Helenio Herrera de entrenador, íbamos ganando 2 a 0 en el descanso, con un gol mío a Ramallets, pero nos acabaron empatando… Un día en la mili, que yo hice de soldado raso y no en las milicias universitarias, como me había tocado en Loyola, muy cerca de casa, solo iba al cuartel cuando quería… Pues bien, un día me dice mi madre: “Te llaman del cuartel. El coronel quiere verte”. ¡Ay, Dios mío! Cuando llegué al cuartel y me llevaron delante del coronel, solo quería felicitarme por el gol que le había metido al Barcelona… [Risas].

—¿Cómo recuerdas el mundo del fútbol? ¿Lo echas de menos?

—Hombre, la Real era un equipo muy especial entonces. Bueno, todo era muy distinto. En la Real estaban los estudiantes y los caseros, y yo hacía de intermediario entre los dos grupos. Como yo era de Hernani podía pasar como casero, y como era estudiante, podía pasar como estudiante. Pero la Real era distinta. En otros equipos parece que los jugadores hacían ese trabajo porque no tenían otra cosa que hacer. En ese aspecto La Real tenía otro aire y funcionaba de otra manera. Tengo muy buen recuerdo de la Real. Muy, muy bueno. Hace poco, cuando la Real estaba en una crisis económica, vino un pequeño equipo para hacernos unas entrevistas a algunos que aún somos seguidores furibundos del equipo: a mi, a Alfredo Landa, que es un chalado de la Real… Alfredo también jugó al fútbol, pero era muy malo… En un partido interescolar jugamos los dos. Éramos amigos. Él jugaba de medio y me marcaba. Ganaban 2 a 0 en el descanso, pero empatamos —y yo marqué un gol— y casi al final pitaron un penalti que tenía que tirar yo. Alfredo cogió el balón y se puso de rodillas en el campo y me decía: “Elías, por tu madre, que es tan guapa y tan simpática, no lo metas, por favor”. Él lo ha contado varias veces… Una en televisión…

—Recientemente has escrito el prólogo de Fútbol y cine, el libro de Carlos Marañón…

—Sí, el libro que ha editado Ocho y Medio. Está muy bien…

—Y, repasándolo, tú que además has sido futbolista, ¿crees que el cine ha retratado bien alguna vez el mundo del fútbol?

—No. De las que yo he visto, no. De verdad. Nosotros hicimos una serie que trataba de hacerlo, ¿la conocéis?

—Sí, pero antes ya habías hecho con Antxón Eceiza el cortometraje A través del fútbol

—Sí, nos lo machacó la censura. ¿No sabéis eso? Trataba momentos históricos políticos comparándolos con acontecimientos que sucedían en el mismo momento en el fútbol. Empezaba con la primera Copa del Rey, en tiempos de Alfonso XIII, que ganó el Barça y llegaba hasta los años sesenta. En el cortometraje aparecía un portero tumbado totalmente en el suelo con una canción que decía: “Sí me quieres escribir, ya sabes mi paradero…”. Lo vio uno de los censores y llamaron al festival de cortos de Bilbao del Ministerio de Información y Turismo diciendo que no solo el corto estaba prohibido, sino que si se pasaba, el festival estaba inmediatamente clausurado… Y cortaron como unos cuatro minutos…

—Y luego hiciste aquella serie para Canal +, El partido del siglo —con tu hija, con Jorge Valdano, etc.—, que era, más o menos, el enfrentamiento de 11 jugadores europeos contra 11 americanos…

—Eso es. Se me ocurrió la idea y se la conté en una comida a Javier Badiano, que era un tipo magnífico que ha muerto ahora, y él me dijo: “Ya lo tengo, va a ser El partido del siglo“. Siempre he estado interesado en el fútbol, he conocido a muchos futbolistas, y se me ocurrió hacerlo… Pero el título es de él.

—En cambio, ¿nunca te han ofrecido producir una película sobre fútbol?

—No.

—Y en el caso de hacerse, ¿no crees que sería necesario contar con alguien que conozca el fútbol desde dentro y no solo a través de un punto de vista de mero espectador? Porque sino, casi todas las películas sobre deporte acaban siendo algo así como cantos heroicos…

—Sí. En casi todas las películas de deportes hay deporte pero no individuos, no hay personas. Eso es lo que ocurre…

—Sí, pero, en cambio, sí se han hecho retratos excelentes de otros deportes como el boxeo, por ejemplo…

—Sobre el boxeo se han hecho dos películas excelentes: Cuerpo y alma, que es fantástica, y Toro salvaje, que es la película que más me gusta de Scorsese.

—¿Y por qué no se han hecho sobre el fútbol?,¿alguna teoría?

—Es un mundo más complejo, ¿no? Al ser 11 contra 11 y no uno contra uno es algo menos individual, más táctico, siempre más complejo…

—¿Qué otros deportes, aparte del fútbol, te han gustado como espectador?

—Como espectador no muchos. Me gusta y he jugado mucho a pala. Toda la vida. Me gustaba mucho jugar a pala y me gustaba mucho también jugar a mano… El caso es que a mano era terrible, porque además mis manos no son de pelotari precisamente. Cuando se te hinchaba la mano, la ponías en el suelo y un compañero te la pisaba…

—¿Cómo es que llegaste del fútbol al cine?

—Me ha gustado el cine desde pequeño, desde que mi padre un día trajo algo escondido bajo el abrigo —era un proyector de cine Pathé Baby— pidió que le plancharan una sábana y nos puso a Charlot. Ese fue mi primer contacto con el cine. Luego estudié, jugué al fútbol, cofundé un cine-club y estuve muy integrado en los cine-clubs hasta los 23 años. Entonces dejé el fútbol y me vine a Madrid, monté una productora y me puse a hacer cine…

—Desde entonces has sido sinónimo de cine de calidad… De productor creativo, implicado en todas las etapas y los procesos de una película… ¿Cómo es, básicamente, tu fórmula de trabajo?

—Nunca he sido un hombre de negocios, ni lo he intentado. No sé lo que es un productor creativo: creo que una persona es creativa o no lo es. Depende un poco del carácter de cada uno. Hacer cine siempre me pareció interesante y lo aprendí haciéndolo. Siempre me ha interesado todo el proceso de una película: el guión, el montaje… Empecé con los cortos y ya me interesó y seguí con ello… El primero que me enseñó algo de iluminación fue Quique Torán, y después Luis Cuadrado. ¡No son malos maestros ni mucho menos! Y luego tuve maestros como Carlos Saura del que también aprendí … Siempre he tratado de estar relacionado con cada una de las partes que forman una película y siempre he tratado de estar cerca de su desarrollo. Sinceramente creo que si la película está bien tratada, bien trabajada, si se observa bien su crecimiento, es la propia película la que exige su necesidad, la que te pide su forma de crecimiento. Por eso siempre he tratado, cuando ha sido posible, de que las películas estén rodadas en continuidad porque así puedes ver cómo la película nace delante de ti… Crea su propia vida. Eso es lo que he intentado siempre. Y eso es lo que me ha llevado a rodar algunas cosas de una forma un poco fuera de lo común… Como en El desencanto Las palabras de Max: rodábamos, veíamos el montaje y decidíamos qué era lo que necesitaba la película. Y hoy en día sigo manteniendo esa manera de trabajo… Con el guión es lo mismo: trabajando rigurosamente tienes la posibilidad de hacer una primera versión, corregirla, etc. Nunca he trabajado con un guión absolutamente cerrado. Los guiones de las películas que produzco siempre tienen ese proceso.

Realizado por Txitxo.

 

100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

 

Luis Miguel Arconada


n_seleccion_espanola_la_historia-4879

 

Luís Miguel Arconada Etxarri nació en San Sebastián (Donosti) el 26 de junio de 1954. Con 15 años comienza  a llamar la atención por sus dotes de portero en el equipo del colegio de La Salle y los técnicos de la Real Sociedad se fijan en él y lo incorporan a su esfera  deportiva el SD Lengokoak, de donde también salieron Pello Artola y el malogrado Urruticoetxea, dos grandes arqueros de la factoría Real que triunfaron e hicieron carrera en el Barça, tras foguearse varias temporadas  en el SANSE, equipo filial de la Real Sociedad de Fútbol.

Se incorporó al primer equipo en 1974. Al fichar Pello Artola por el FC Barcelona, dio la oportunidad a un joven Arconada de convertirse en el segundo portero de la entidad Txuri-Urdin. Arconada debutó oficialmente el 22 de octubre de 1975 en un partido de la copa de la UEFA contra los diablos rojos del Liverpool FC de Kevin Keegan.

El debut en liga fue el 14 de Marzo de 1976 contra el Elche CF, donde los vascos se alzaron con la victoria por 4-0. Fue durante 13 años dueño indiscutible de la portería donostiarra, fue fiel a la Real Sociedad en la que llevó a cabo toda su carrera profesional. Jugó 551 partidos y participó en los mayores logros en la historia de este club. Ostenta el honor de ser el capitán de la mayor generación de futbolistas que ha dado la Real, consiguiendo dos subcampeonatos de liga: el de 1980 y 1988 y uno de copa en el 88. Logró los campeonatos de liga 80-81 y 81-82,  la supercopa de España 83 y la copa del Rey 1987, disputada en Zaragoza.

A nivel personal tiene el orgullo de haber ganado tres trofeos Zamora al arquero menos goleado de las ligas 80-81-82. Todo este palmarés sólo queda empañado por una lesión gravísima en la primera jornada de la campaña 85-86, que le llevó a perderse la temporada. Su retirada del equipo de su vida y de su pasión por la práctica del fútbol llegó en 1989, a punto de cumplir los 35 años.

Arconada fue el portero habitual de la selección Española entre 1977 y 1985. En total sumó 68 partidos. Antes de debutar en la absoluta estuvo en la olímpica en 1976.

Con España debutó el 27 marzo de 1977 en Alicante, en un amistoso contra Hungría, y la alternativa se la dio Ladislao Kubala. Su primer campeonato como titular se  produjo en la Eurocopa Italia 80, y fue capitán en el Mundial España 82, celebrado en nuestro país de tan mal recuerdo en la memoria de los aficionados.

El mayor éxito logrado fue el subcampeonato de la eurocopa Francia 84, donde cuajó grandes y espectaculares actuaciones, sólo empañadas por el gol que encajó en la final: inexpicablemente se le coló entre el cuerpo y significó el primer gol francés, marcado por el ahora presidente de la UEFA, Michael Platini.

Su carisma dentro y fuera de los terrenos de juego le llevó a ser ídolo de muchos aficionados y se hizo famosa la frase en el viejo Atotxa: “No pasa nada, tenemos a Arconada”. Como polémica o anécdota queda su supuesta negativa a vestir la medias de la selección con la baderita nacional por su condición de vasco.

Arconada ha marcado una época en nuestro fútbol como gran arquero y mejor persona. Desde su retirada ha permanecido al margen del fútbol dedicado a sus negocios.
  

Clubs:

  Sd Lengokoak    De 1969 a 1970

  Sanse                    De 1970 a 1974

  Real Sociedad   De 1974 a 1989

Titulos:

2 Ligas Españolas 1980-1981 Y 1981-1982

1 Supercopa De España 1983

1 Copa Del Rey   1987

 Seleccion Española

 68 Partidos 62 Goles Encajados

 Destinciones Individuales

 3 Trofeos Zamora 80/81/82

 

Realizado por Txitxo

100 Años de Historia: Realistas Historicos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

 

“Bixio” Gorriz


gorriz2-214xxx802

 

Alberto Górriz Echarte, fue un futbolista vasco de los años 80′ y principios de los 90′. A lo largo de su dilatada carrera se mantuvo siempre fiel a los colores de la Real Sociedad de Fútbol de San Sebastián.

Posee el record de ser el jugador txuri-urdin que más partidos oficiales ha jugado con la elástica realista (599), y también el que más partido de Primera División ha disputado (461) con esa camiseta. También posee todos los títulos que ha conseguido el club donostiarra a lo largo de su historia.

Gorriz jugaba en el puesto de defensa central. Se trataba de un buen marcador y un jugador seguro. Destacaba en el juego aéreo, lo que le permitió marcar algunos goles a lo largo de su carrera cuando se sumaba a los lanzamientos de saques de esquina y remataba de cabeza.

Sus Inicios

Gorriz nació en la localidad guipuzcoana de Irún un 16 de febrero de 1958. Sus primeros pasos como futbolista los dio en el San Marcial de su localidad natal, de donde fue captado por los ojeadores de la Real Sociedad. Antes de dar el salto al primer equipo jugó varias temporadas en el Sanse, el equipo filial de la Real Sociedad. Su debut con la Real Sociedad en la primera división se produjo el 8 de abril de 1979 en el Estadio de Vallecas en partido frente al Rayo Vallecano que ganó la Real Sociedad por 0-4. En aquel momento tenía 21 años de edad. Durante las temporadas 1978-79 y 79-80 fue suplente de los defensas centrales titulares y no se hizo con la titularidad hasta la temporada 1980-81.

Trayectoria

Desde que se hiciera con un puesto titular en el eje central de la defensa realista en la temporada 80-81, Górriz se mantuvo como dueño indiscutible de ese puesto hasta la temporada 1991-92. Fueron 12 temporadas en las que el irunés jugó más del 95% de los partidos que disputó su equipo, la Real Sociedad. Su carrera fue respetada por las lesiones ya que no tuvo ninguna de gravedad. Esto permitió a Górriz convertirse en el jugador que más partidos oficiales de Liga ha jugado con la Real Sociedad (461) y en uno de los jugadores que más partidos han jugado de la Liga Española.

Górriz contribuyó de forma decisiva a la consecución de los dos títulos de Liga de las temporadas 1980-81 y 1981-82, las únicas que ha obtenido la Real Sociedad en su historia, así como la Supercopa de España de 1982. En esas temporadas formó pareja en el centro de la defensa realista con el veterano Kortabarria. Gorriz fue autor del pase del gol que transformó Jesús María Zamora en el último partido de la Liga 1980-81 en El Molinón frente al Sporting de Gijón que supuso la obtención in extremis del título de Liga por la Real Sociedad. En esos primeros años de Gorriz también es destacable su participación en la Copa de Europa de 1982-83, en la que el equipo txuri-urdin alcanzó las semifinales.

Con posterioridad y durante el resto de su carrera formó un tándem deportivo casi inseparable con su compañero Agustín Gajate. La pareja formada por Górriz y Gajate en el centro de la defensa es una de las más clásicas de la historia del equipo donostiarra. En 1987 Gorriz ganó la Copa del Rey y en 1988 contribuyó a que su equipo fuera subcampeón de Liga y de Copa. 1988 también fue el año de su debut como jugador internacional.

Gorriz se retiró del fútbol profesional en 1993 a los 35 años de edad. Hubo de esperar a su última temporada para perder la titularidad indiscutible que había tenido por más de una década, pero aún en su último año siguió aportando su veteranía y muchos minutos al juego de su equipo. Su despedida y homenaje coincidió con el último partido que disputó la Real Sociedad en el viejo Estadio de Atocha, antes de trasladarse al nuevo Estadio de Anoeta.

Como Internacional

El debut internacional de Gorriz llegó de forma tardía, en 1988, cuando contaba ya 30 años de edad. Sin embargo su juego y su veteranía lograron convencer al seleccionador Luis Suárezque lo llevó convocado al Mundial Italia 90

Ese Mundial supuso el colofón de la carrera de Górriz. Con 32 años de edad fue uno de los defensas titulares y llegó a marcar un gol en el partido España-Bélgica. Su último partido como internacional lo disputó en aquel mismo Mundial. (España-Yugoslavia). En total, Górriz disputó 12 partidos con la selección entre 1988 y 1990 y marcó un gol.

También disputó partidos amistosos con la selección de Euskadi.

 

Palmares

palmares3

 

Realizado por Txitxo.

100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

Gaztelu

 

ampliar_esp_imagen1fotojugadoraspimagen2fndgaztelusharpen1sharpenvalue130marca20

 

José Agustín Aranzábal Ascasíbar, más conocido por su apodo de Gaztelu fue un futbolista internacional que jugó en la Real Sociedadentre 1966 y 1981. Gaztelu era un mediocampista bregador, de corte más bien defensivo, que destacaba por su espíritu de lucha.

Datos

Gaztelu era natural de la localidad de Vergara en Guipúzcoa, donde nació un 23 de agosto de 1946. Su apodo de Gaztelu, una palabra vasca que significa castillo se debía al nombre del caserío de un familiar en el que solía estar a menudo cuando era niño y por cuyo nombre comenzó a ser conocido en su pueblo natal de Vergara. Del equipo de su pueblo fue fichado por los ojeadores de la Real Sociedad. Tras estar una temporada en el San Sebastián CF, equipo filial de la Real Sociedad, con 20 años debutó con la Real Sociedad a principios de la 1967cuando el equipo estaba en la Segunda división. Formó parte de la plantilla que logró el ascenso a Primera división esa misma temporada. Gaztelu sería el último jugador en retirarse de la generación que logró el histórico ascenso de 1967 y el único de ellos que formaría a su vez parte de la plantilla que ganó el primer título de Liga en 1981.

Por ello se le puede considerar como uno de los protagonistas de la lenta transformación que convirtió a un club de segunda división en 1967 en un club campeón de Liga en 1981; y que pasó por varias etapas, consolidación en primera división, participación en competiciones europeas y asalto al título.

Jugó 14 temporadas en primera división, totalizando 252 partidos en dicha categoría, todos ellos con la Real Sociedad y marcando 28 goles. En conjunto sumó 308 partidos con la Real Sociedad (Liga, Copa del Rey y Copa de la UEFA) y marcó 32 goles.

Durante sus últimas temporadas ostentó la capitanía del equipo. En la temporada 1979-80, en la que la Real Sociedad batió un récord de imbatibilidad y rozó el título, un fallo en un pase de Gaztelu casi al final del penúltimo partido de la temporada que enfrentaba a la Real Sociedad con el Sevilla FC propició que la Real Sociedad perdiera ese partido, así como la imbatibilidad y a la postre el título de Liga. Ese fallo supuso una mancha en el historial de Gaztelu que sin embargo sería recordado con cariño por la afición donostiarra como uno de los grandes jugadores del equipo durante la década de los 70.

La temporada de su retirada sería la del primer título de Liga de la Real, la 1980-81; aunque Gaztelu tuvo una participación casi simbólica en este título al haber jugado solo 90 minutos durante aquella exitosa temporada.

Tras su retirada regenta un negocio de ferretería en San Sebastián. Su hijo Agustín Aranzabal Alkorta ha seguido la estela de su padre y ha tenido también una carrera futbolística reseñable.

Con la Selección

Gaztelu fue internacional en 2 ocasiones con la selección española. Debutó en 1969 en una goleada contra Finlandia y jugó de nuevo en 1971 en otra goleada, esta vez contra Chipre.

También disputó partidos amistosos con la selección de Euskadi.

Palmares

1 Liga con la Real Sociedad  1980-81

 

Realizado por Txitxo

100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

 

Mariano Arrate

 

ampliar_esp_imagen1fotojugadoraspimagen2fndarrate20msharpen1sharpenvalue130marca20

Mariano Arrate Esnaola, ex futbolista español (18921963), conocido como Arrate o Mariano Arrate.


Natural de la ciudad vasca de San Sebastián (España), Arrate destacó en las décadas de 1910 y 1920 como una de las primeras estrellas del equipo de su ciudad natal, la Real Sociedad de Fútbol. También destacó como integrante de la selección española de fútbol, de la que fue su primer capitán y con la que ganó la Medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920.

Datos

Nacido en San Sebastián el 12 de agosto de 1892, Arrate comenzó a jugar al fútbol en Vizcaya y más concretamente en el Luchana de Baracaldo. De ahí pasó en 1909 al Athletic de San Sebastián, equipo de su ciudad natal, en el que estuvo varios años, hasta que en 1911 fichó por la Real Sociedad de Fútbol, equipo creado dos años antes y que se perfilaba ya por aquel entonces como el equipo representativo de su ciudad.

Mariano Arrate jugaba en el puesto de defensa izquierdo (en aquel entonces los equipos jugaban habitualmente con solo dos defensas). Su juego se caracterizaba por su poderío físico, su intuición al adelantarse a las jugadas del adversario y su entereza en defensa.

Llegó a la Real Sociedad en 1911 con 19 años de edad y permaneció 13 temporadas en el club de San Sebastián, hasta retirarse en 1924, casi con 32 años de edad. Mariano Arrate jugó solo 65 partidos con la Real Sociedad debido a que en aquella época se disputaban pocos encuentros cada temporada. Marcó 11 goles con la Real Sociedad.

En 1913 alcanzó con su equipo la final de la Copa de España que había organizado la Unión Española de Clubs de Football. La final se disputó a doble partido, siendo necesario un tercer partido de desempate que se saldó finalmente con la victoria del Fútbol Club Barcelona, rival de la Real en la final, por 2-1. Mariano Arrate jugó los tres partidos de aquella final.

Mariano Arrate formó parte también del once de la Real Sociedad en el partido inaugural del Estadio de Atotxa que se disputó el 5 de octubre de 1913 frente al Athletic de Bilbao.

Además del subcampeonato de España de 1913, los mayores éxitos que obtuvo Arrate con la Real Sociedad fueron los Campeonatos de Guipúzcoa de 1919 y 1923. Durante el tiempo que Mariano Arrate estuvo en el equipo fue el capitán habitual del mismo y trasladó ese papel a la selección española en 1920. Mariano Arrate está considerado como uno de los mejores defensas del fútbol español de principios de siglo; así como la primera estrella de la Real Sociedad de Fútbol, junto con el portero Agustín Eizaguirre.

Mariano Arrate coincidió en la Real Sociedad durante un tiempo con otros dos hermanos futbolistas: Amador Arrate y Miguel Arrate, que sin embargo no destacaron tanto como él.

Recibió la insignia de oro y brillantes de la Real Sociedad. Murió el 24 de diciembre de 1963 en San Sebastián.

Con la Selección

Arrate fue internacional con la Selección nacional de fútbol de España en 6 ocasiones, marcando 1 gol.

Su debut con la selección española coincidió con el primer partido que disputó la selección española en su historia, un 28 de agosto de 1920 en Bruselas, frente a Dinamarca, a la que España venció por 1-0. Además de formar parte del primer once de la historia de la selección española, Arrate fue su primer capitán.

Aquel partido fue parte del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Amberes 1920, donde Arrate disputó 4 de los 5 partidos del torneo, marcando un gol de penalty en el único partido en el que España resultó derrotada, Bélgica 3 España 1. Aquel campeonato se saldó con un gran éxito para España, ya que esta selección obtuvo la Medalla de plata.

Mariano Arrate participaría en dos compromisos internacionales más, en partidos amistosos. El último de ellos se disputó en Amberes el 4 de febrero de 1923 y España perdió 1-0 frente a la anfitriona Bélgica.

En 1922 participó con una selección vasca en una gira por Sudamérica.


Trayectoria

clubes1

Palmares

palmares1palmares2

 

Realizado por Txitxo.

100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Dos veces por semana iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Hoy:

 

Musti Mujika


1087224672_0

 

Juan María Mújica Izaguirre o Juan Mari Mujika Izagirre (San Sebastián, 12 de mayo de 1963 – Zumárraga, Guipúzcoa, 14 de junio de 2004), ex futbolista español de la década de los años 80 y 90. Fue conocido futbolísticamente como Mújica, Mugika o Mujika y era apodado Musti. Jugó en el puesto de centrocampista en la Real Sociedad en la segunda mitad de la década de los 80 y en el Deportivo de La Coruña al comienzo de los 90. Con estos dos equipos disputó un total de 147 partidos y marcó 12 goles en la Primera división española a lo largo de 7 temporadas.

Datos

Nació en la ciudad de San Sebastián en la provincia vasca de Guipúzcoa en España; aunque residió la mayor parte de su vida en la vecina localidad de Zumárraga, que consideraba su localidad natal. Se formó como futbolista en la cantera de la Real Sociedad.

Juan Mari Mujika debutó en la primera plantilla de la Real Sociedad en la temporada 1985-1986 cuando el técnico John Benjamin Toshack le subió del filial, el Sanse. El jugador de Zumárraga marcó siete goles en su primera campaña como realista. Su segunda campaña con el equipo txuri urdin fue la más brillante de todas, ya que además de ser titular del equipo en buena parte de la campaña, logró ganar con la Real Sociedad el título de Copa del Rey. Mujika tuvo una participación activa en dicho título, ya que llegó a jugar la final, donde sustituyó a Jesús Mari Zamora en el tramo final del partido y marcó uno de los penaltys decisivos que dieron el título a la Real en la tanda final.

Al año siguiente (1987-88), su equipo quedó subcampeón de Liga y Copa, pero la aportación de Mujika al equipo fue algo menor que en la campaña anterior y así, por ejemplo, no disputó la final de Copa del Rey. En sus últimas campañas como realista, Mujika pasó a ser un claro jugador de recambio.

Jugó en la Real Sociedad de Fútbol un total de 171 partidos oficiales (129 de ellos en Liga) anotando 16 goles (11 en Liga) durante las cinco temporadas -desde la 85/86 hasta la 89/90- que perteneció a la primera plantilla de la Real

En 1990 ficha por el Deportivo de la Coruña, situado en aquel entonces en la Segunda división española. Con el equipo gallego logró en su primera temporada el ascenso a Primera división. Estuvo en la plantilla del Depor otras dos temporadas más en Primera división hasta 1993, siendo parte de la plantilla del primer Superdepor de Arsenio Iglesias, el equipo que sorprendió a todo el mundo con la excelente campaña de 1992-1993. La aportación que tuvo Mujika al Deportivo en su retorno a Primera división fue de 18 partidos y 1 gol en dos temporadas.

Mujika cerraría su ciclo como jugador con dos últimas campañas en el Deportivo Alavés en Segunda división B, por el que fichó en la temporada 93/94. En su primera campaña en el conjunto vitoriano el veterano jugador guipuzcoano luchó por devolver al Deportivo Alavés a la Segunda División. Sin embargo, el Alavés perdió en los play-offs de ascenso. En su segunda temporada, de la mano del entrenador Txutxi Aranguren el Alavés logró el ansiado ascensor. Musti Mujika colgó las botas en 1995 tras conseguir el ascenso a Segunda división con el Deportivo Alavés.

En junio de 2001 Mújica sufrió un gravísimo accidente de tráfico que le dejó en estado de coma vegetativo. El 23 de noviembre de 2003 los equipos de veteranos de Real Sociedad y Real Madrid disputaron un partido amistoso para recaudar fondos para la familia de Mújica. Finalmente tras estar cerca de tres años prostrado en este estado, Múgica falleció un 14 de junio de2004 en el hospital de Zumárraga a los 41 años de edad.

Al contrario de lo que mucha gente cree, el nombre del principal grupo de hinchas ultras de la Real Sociedad, la Peña Mujika, no tiene ninguna relación con el jugador. El grupo fue creado unos pocos años antes a la llegada del jugador a la Real Sociedad y su nombre se debe a que estaban ubicados originalmente en el fondo del Estadio de Atocha que daba antiguamente a una fábrica llamada Mujika y que por lo tanto era conocido como Fondo Mujika.

Trayectoria Deportiva

clubes
Palmarés
palmares
Realizado por Txitxo

100 Años de Historia: Realistas Históricos

Como bien sabeis, la Real cumple 100 años de Historia, ¡ casi nada !. Cada Jueves iremos poniendo un jugador, entrenador … de la Real que por diferentes motivos permaneceran en la historia Txuriurdin y en nuestros corazones. Esta semana:

 

Alberto Ormaetxea


alberto_ormaetxea

 

Alberto Ormaetxea, el hombre que llevó a la Real Sociedad a la conquista de dos Ligas, murió el 28-10-2005  tras una larga enfermedad en San Sebastián, la ciudad que no olvida al equipo campeón de las temporadas 80-81 y 81-82. Aquella Real inteligente defensivamente, versátil en el medio campo y letal en los contragolpes, fue dirigida sin ruido y con buena mano por Alberto Ormaetxea, entrenador de talante discreto que coronó la obra de sus tres predecesores: Rafael Iriondo, Andoni Elizondo y José Antonio Irulegui. Atrás habían quedado los amargos años en Segunda División, en los que Ormaetxea participó como lateral izquierdo en una defensa que luego se hizo respetar en Primera División. Cuando la Real regresó a la máxima categoría en 1967, muchos dudaron del futuro de aquel equipo.

Pero alrededor del portero Esnaola y de los defensas Gorriti, Martínez y Ormaetxea, se pusieron los cimientos de un equipo extremadamente competitivo, vinculado como pocos a su afición, con una firmeza defensiva que sería decisiva mucho años después, cuando el minucioso y excepcional trabajo con la cantera desembocó en la aparición de jugadores como Arconada, Kortabarria, Diego, Perico Alonso, Zamora, Satrustegui y López Ufarte. Eran futbolistas de carácter, complementarios, capaces de adaptarse a todo tipo de partidos, a los fuertes y a los finos. A todos ellos les dirigió Ormaetxea sin ninguna de las vanidades que tanto caracterizan a los técnicos de hoy.

Datos

Natural de Éibar, comenzó su carrera en el equipo de su pueblo natal. En 1962 ingresó en la Real Sociedad, por entonces en Segunda División. Era un lateral izquierdo más alto y fuerte de lo que se acostumbraba en aquellos días. Junto a Gorriti y Martínez formó una defensa expeditiva, poco proclive a los alardes técnicos. Para esas cuestiones estaban Mendiluce y el extremo izquierdo Boronat. En contra de los pronósticos, el equipo se estableció con garantías en Primera División, apoyado en el inexpugnable Atocha, el mítico campo donde la Real comenzó a dar las señales del éxito. Presidido por José Antonio Orbegozo, el club se decidió por una política estricta de cantera. El resultado fue impresionante. Cuando Ormaetxea se retiró en 1974, la Real ya no era el equipo que había sufrido una larga travesía por la Segunda División, ni el club que sólo pretendía mantenerse en Primera. Los objetivos eran otros: aprovechar al máximo una generación de magníficos jugadores.

Ormaetxea, que entrenó brevemente al Éibar, regresó a la Real para dirigirla en 1978. Lo que sucedió en sus siete años como entrenador es algo imborrable. Ganó dos títulos de Liga (temporadas 1980-81 y 81-82), una Supercopa y fue subcampeón de Liga en la 79-80, en el que posiblemente fue el mejor año del equipo. Sólo perdió un partido en toda la temporada, pero la derrota en Sevilla en la penúltima jornada -el gol de Bertoni jamás se olvidará en San Sebastián- le privó del título, obtenido por el Real Madrid. No fue el éxito casual de un club destinado a decaer. Ormaetxea, hombre de pocas palabras, serio y eficaz, mantuvo los rasgos de la Real y sacó lo mejor de sus jugadores. Lo hizo apoyado en su viejo compañero de ala, Marco Antonio Boronat. El tándem funcionó a la perfección en todos los aspectos. Nada les distrajo de lo principal. La Real estaba en condiciones de hacer historia. Los dos títulos de Liga fueron la culminación de una obra que, vista con perspectiva, resulta excepcional. Desde 1967, año de su ascenso a Primera, la Real es uno de los cuatro equipos que no han descendido a Segunda. Los otros son el Real Madrid, el Barça y el Athletic.

Sustituido por John Toshack en 1985, Ormaetxea dirigió al Hércules, donde se encontró fuera del hábitat que conocía perfectamente. Fue su último trabajo como entrenador. Regresó a San Sebastián y se desvinculó profesionalmente del fútbol, pero no perdió su relación con el equipo. Hasta poco tiempo antes de fallecer ejercía como entrenador del equipo de veteranos. 

Como Futbolista

 

futbolista

Estadísticas como Entrenador de la Real

 

Partidos Disputados 324

Partidos Ganados 157

Partidos Empatados 87

Partidos Perdidos 80

Goles a Favor 451

Goles en contra 280

 

Alberto Ormaetxea siempre estará en los corazones de todos los txuriurdines, no en vano el fue el entrenador que consiguió las dos ligas. Como homenaje, se levantó un monolito en los aledaños de Anoeta:

 

Monolito

 

Realizado por Txitxo